Desobedecer los mandamientos, Margarita Pisano

Entrevista aparecida en “The Clinic “, jueves 15 de Junio de 2000, Santiago, Chile

*Advertencia: Si usted se cree rebelde, no lea esta entrevista.

Por Andrea Lagos G

 

Margarita Pisano no debería tener nombre de flor.  No es dulce, no complace, no obedece.  Fundó la Radio Tierra y la Casa de la Morada.  Es feminista radical, aunque no está de acuerdo con la igualdad entre hombres y mujeres.  Dice que existen bodegas que guardan enfermedades envasadas como el gas licuado y que la guerra sucia espolvorea bichos a sus enemigos. Tiene hijos, pero asegura que la familia es el antro de los hipócritas.  No ama a los pobres y si alguna vez le diera pan a alguien, no se sentiría buena.  Le regalé castañas y sonrió, mientras quebraba una con los dientes, para comérsela.

«Nosotros estamos en una cultura desquiciada, enajenada y fracasada.  El 60% de nuestra energía, si no es más, está dedicada a construir la muerte.  Hay ingenieros, científicos, un montón de profesionales que dedican todo el día a hacer más eficiente la muerte, los aparatos de muerte.»

Pero también hay gente que construye vida Es como la historia del vaso: mitad  lleno o mitad vacío.

Pero el 60% está dedicado a la muerte.  Yo lo mido así.  Esta es una sociedad enferma.  Si tú me dices que el 60% de tu tiempo lo dedicas a la muerte, es decir, de las doce horas que trabajas, el 60% de tu trabajo y de tu sueldo lo dedicas a buscar formas de muerte y compras pastillas, revólveres, enfermedades, estás enferma.  Y si pudieras comprar, ¿comprarías cáncer en las farmacias?  Si tú haces eso, yo te mando en seguida a un siquiatra.  Estás loca.  Aunque en el otro 40% del tiempo digas que la vida es bella.  Me da lo mismo, pues ya estás desequilibrada. Es un sistema malsano.

A usted le amarga eso… ¿ le preocupa?

Claro que sí.  Por eso estoy en esto ¿no?  Una cultura globalizada en esta forma, es constructora de su propia muerte, porque una cosa es  hacer bombas y llenar de revólveres las casas, como en Estados Unidos.  Aquí mismo, en Chile, nos estamos armando.  Pero fíjate que el desquicio llega a tanto que existen enfermedades envasadas.

¿No será mucho?

Hay enfermedades envasadas, no seas inocente.  Como el gas licuado.  Hay bodegas y bodegas de enfermedades envasadas para la guerra bacteriológica, en que te tiran no sé yo qué bicho.

¿Qué? ¿Nos rocían cáncer, SIDA?

Más de la mitad de los soldados norteamericanos que fueron a hacer la Guerra del Golfo están con una enfermedad misteriosa que contrajeron como consecuencia de los gases que ellos manejan.  Su propio invento se les revino.  Es el alacrán que se muerde su propia cola.  El que construye el veneno se lo traga.  Se hacen enfermedades para el enemigo – ¿los ejércitos o los civiles? – pero resulta que también te las tragas tú.

¿Cómo Puede dormir usted con eso en la cabeza? ¿Por que no vive tranquila,  inocente como el resto? ¿ Tiene usted pesadillas  en las que se puede ir a comprar cáncer a la esquina?

Yo creo que lo único que se consigue haciéndose la lesa con los problemas, es enajenarse.  Hay que buscar una salida.  Se queda más enfermo quien no busca la salida, quien se queda en el sistema.  Porque el que se queda en el sistema empieza a estafar, a perseguir el dinero, a buscar seguridades, empieza a pelear con el vecino, con el otro, y a no entenderse ni entender lo que pasa.

ODIA A TU HERMANO

Estar en el sistema tiene ese precio….

¿Y qué explicaciones se dan? ¿Que el mundo es así?  La vida no es así. Nosotros somos un producto histórico. Lo que armamos como sociedad, lo armamos desde lo que podemos pensar, por eso es reversible.  Lo demás es esencialísmo.  La cultura occidental es esencialista, cree que la vida es una lucha, cree que somos así, cree que los seres humanos tenemos la pulsión de destruir.  Se inventan cuentos, como que el espacio familiar es el mejor que existe. ¿Quién no ha sido maltratado por la familia?  La familia es el lugar de mayor represión que hay.  Es el lugar donde, además se forman los hipócritas, Porque tú por el hecho de tener la misma sangre, tienes la obligación de amar a tus padres y hermano. ¿Y si te caen mal?

Te sancionan.

- Así  es. ¿Cómo vas a poder tener estos sentimientos?  Eres un perverso si te cae mal tu hermano. Eso es cinismo. Siento odio por hermano, pero le digo que lo amo.  Ese ser humano está maltratado ¿Sabes qué?  Al final, ese ser humano se desconecta de lo que siente.  Siente por la cabeza. Por lo que le dijeron que tenía que sentir.  Pero no siente lo que realmente siente. Porque si yo a mí nieto le digo «oye, tú tienes que querer a tu hermano», y en ese momento preciso se están peleando por un juguete…

Por supuesto le tiene rabia, le tiene pica. Lo odia.

Claro que lo detesta, es natural. pero si yo le digo «no, tú tienes que amarlo, es muy malo ser así con tu hermano», ¿qué es lo que hace?  El trata de sancionar lo que siente Y desconectarse de ello.  Yo le exijo sentir de mentira al castigarlo para que e a su hermano, cuando lo que siente es lo contrario.  Otra cosa es enseñarle respeto, la no-agresión, reconociendo lo que se siente.

NO AMES A LOS POBRES

Tú no amas lo que te imponen

Yo no amo a los  pobres. Porque si yo amara los pobres, yo necesitaría que existieran pobres. No deberían haber pobres.  Los pobres son un producto mas de lo que yo te estoy diciendo. Dedicamos un 60% a buscar fórmulas de cómo matarnos.  Robamos a los pueblos más débiles, todas sus energías, todos sus bienes.  El discurso dice que en África están todos agarrados por problemas tribales.  Lo que están peleando, es la  comida. ¿Porqué? Porque occidente les robó todo.  Selvas majestuosas, en 20 años, quedaron desiertas.

Claro, porque la guata manda más que la cabeza.

Este es un planeta depredado, con una clase hegemónica ö que aceptamos como natural – con un pueblo elegido, una cultura de la muerte, una cruz como símbolo, una cultura del sufrimiento.  Entonces, si creemos que la vida es sufrir, hacemos todas las guerras, sembramos todas las enfermedades.  Pero, al mismo tiempo, tenemos que jugar a este juego de que somos buenos.  Este es el doble discurso que nos tiene atrapados.

Son los sueños de la razón los que generan monstruos ¿quién dijo eso?

Todos los seres humanos llegamos a este mundo con una misión fundamental: Ser humanos ¿qué significa ser-humano? No significa ser ni perro, ni gato. Significa que tu tienes la facultad de pensar, y ese pensamiento, comunicarlo a través de palabras para entendernos y formar sociedad con otros. Eso es lo que nos hace diferente  a  los animales, pero no por esto podemos creernos superiores a ellos y eliminarlos.

El instinto ¿es malo?

¿El instinto? Lo tienen los perros, los seres humanos no tiene ãeseä instinto. Tienen pulsiones que lo elaboran. Tu sientes, por las ideas que tienes. Sientes que alguien es malo, porque lo piensas así.

¿Nos gusta saber que hay malos, para creernos bueno con mas soltura?

La prensa refuerza constantemente la idea de que estamos siendo invadidos por los malos. La democracia ideal es una contenida por una cultura de respeto, de la colaboración, de la vida y no una cultura de odio-amor como esta. La democracia no la podemos mejorar, porque esta inserta en esta cultura y la idea del premio-castigo.

Hay miedo todavía…

No ãtodavíaä. No es la dictadura de Pinochet con sus matanzas. Es el miedo histórico de guerras y persecuciones a nombre de dioses y para los elegidos.  El miedo de un juicio que no sabes quién te hará y que te puede condenar, a un infierno, después de la  muerte.  De llegar a la vida con el pecado original, con un cuerpo culpable con el que tienes que vivir la vida.  El orden simbólico valórico de esta civilización, está en función de la culpa.  El miedo que te instalan cuando enciendes la televisión.  Que te van a asaltar, que vas a morir. Tú que das varias vueltas a la ciudad en el día, ¿cuántos muertos ves? ¿cuántos asaltos ves? ¿has visto alguna vez un muerto?

Es la obsesión por la sangre, Margarita. Es chora la sangre, los muertos
.
Conviene estar obsesionados.  Porque un pueblo aterrado es un pueblo sin fuerza. Es un pueblo manejable- Es un pueblo robable. Además, tu le hechas la culpa a los que roban, que no son los que roban, porque hay otros gigantes que roban y que se están llevando a Chile en pedazos.  El agua, los bosques, etc.  Todos los periodistas son funcionales a eso.  El periodismo en Chile es el sembrador del miedo.  Y por contrapartida, el refugio falso que se instala es la familia.

Ese es el gran valor de hoy, junto con la solidaridad, la tolerancia.

Una cultura que respeta, se entiende en permanente elaboración y sin lugares sagrados e intocables.  Y fíjate que no estoy hablando de solidaridad.  La tolerancia supone a alguien que tiene poder y que te tolera.  Yo no necesito que nadie me tolere. ¿Quién es el que tolera?  El que tiene poder. ¿Ese me da el permiso para ser lo que soy?  Esté de moda ser solidario. ¡Por qué voy a solidarizar con alguien que anda haciendo el mal!  No solidarizo y punto.

¿Ni con los pobres?

¡No! ¿por qué tenemos pobres?  Esa es la pregunta. ¿A quién le sirven los pobres? ¿por qué no se arregla eso?

Y si un hambriento le toca la puerta ¿usted le explica su roIlo de sociedad o le da un pan con mantequilla?

Si yo le doy el pan, para tranquilizar mi conciencia…

Le da el pan, sí o no.

Yo puedo mirar a una persona, que pasa por mi casa y me pide un pan, y sin sentirme buena, darle un pan.  Pero no por un acto de amor, ni de solidaridad, sino que de respeto humano.  Porque ningún ser humano debe pasar hambre.  Pero – y eso es fundamental- yo lo hago por mí, para mi buena vida, no tienen que haber pobres.  Yo trabajo por eso.

Es que la marraqueta esta mal repartida.

El 80% de la población es pobre y cada vez más pobre.  De este porcentaje, entre el 70 y 80 por ciento son mujeres y niños.  Además estamos en medio de una explosión demográfica, que es uno de los problemas que derivan de la cultura vigente y del modelo neoliberal que genera pobreza para casi todos y que cada vez hace más ricos a los ricos.  En una cultura distinta, en donde fueran prioritarios los niños, el aborto es parte de eso.  No podemos seguir pariendo, y pariendo  y pariendo hijos, si no nos organizarnos para formar una cultura que ame la vida y el gozo, en vez de la muerte.

TIRAR TODOS LOS DIAS DEL MES

¿Cree usted que los hombres también deberían tomar pastillas anticonceptivas?

No, porque la que se queda embarazada es la mujer, es su cuerpo.  No es del hombre, para él es de memoria. ¿Por qué la iglesia católica armó toda este cuento de la paternidad responsable?, tema que la civilidad lo acogió tan “cordialmenteä. ¿Por qué no somos mejor, una sociedad responsable de los niños y no una empresa capitalista como es hoy la educación y la crianza de los niños?

¿Una sociedad con dominio sobre el cuerpo?

Esta sociedad con estas características, lo primero que hace es dominar el cuerpo. Y la primera lucha es entre tu cabeza y tu cuerpo.  Por lo tanto, domina tu cuerpo como reproductor.  Estamos en una cultura en donde lo importante es nacer y no la calidad de vida.  Estamos pariendo niños sin un destino humano a través del hambre y la enfermedad.  Unos no tienen qué comer.  Otros, una abundancia vergonzosa.  La abundancia se hace vergonzosa por esto.  Mientras no construyamos una cultura-civilización “otra” seguiremos en esta explosión demográfica.  Mientras no seamos las mujeres responsables de nuestros cuerpos, no podremos organizarnos para la vida y seguiremos en el dominio de unos sobre otros.  Para esta cultura, el aborto es un crimen – mientras le convenga – para otra cultura, el aborto sería parte del sistema de vida.

Somos unos esclavos de las costumbres. Y sin libertad,  ¿cómo es posible la felicidad?

En esta cultura, donde tenemos separada la cabeza del cuerpo y donde además al cuerpo lo tenemos atrapado para que ojalá no exista, el ideal es llegar a ser ,como los santos, casi incorpóreos.  Y sin cuerpo, ¿Cómo tocar la vida?

Sería muy extraño no tener cuerpo. Ser espectros deambulando por la ciudad

 El cuerpo es un lugar de poder.  Por su puesto, en la capacidad reproductiva, es por donde se controla esta pulsión de la sexualidad.  Los animales, en general, no lo pasan bien teniendo sexo.  Se ponen mal, se quedan enredados, les duele el pico…

Ja.

Además los animales tienen un período muy concreto de celo.  Los seres humanos, por el contrario, desde que nacen hasta que se mueren tienen sexualidad y deseos sexuales.

Me gusta pensar que las mujeres tenemos períodos de celo.

¿Quién te dijo eso?  La cultura te dijo que las mujeres cuando tienen la regla no pueden tirar.  Eso no es verdad, es una idea que alguien te metió en la cabeza.

Biológicamente, funcionamos en cielo.

 Biológicamente, el cuerpo de la mujer es cíclico, nosotros somos cíclicas, sangrarnos una vez al mes, tenemos la primera regla, tenemos la menopausia.  Es un chorro concreto de sangre, hasta que se acaba.
La sexualidad es un producto de la cultura que la contiene.  La heterosexualidad es la normalidad y entonces, claro, te dicen que tú tienes más deseo, cuando estás en el período fértil del ciclo ¡mentira!  Cuando tú estás entusiasmada con alguien, ni se te pasa por la cabeza el ciclo.  Puedes tirar precioso los treinta días del mes.

DESHONRAR  A LA MADRE

Se quiera o no,  está metida la idea de la reproducción en el inconsciente sexual.

La heterosexualidad se entiende por su capacidad reproductiva.  La función de la pareja en esta cultura es reproducirse, no amarse.  Tanto es así que sanciona la separación de las parejas cuando ya no existe amor. Si esta cultura fuera libertaria no tendría esta focalización en la heterosexualidad reproductiva. Yo he hecho miles de talleres con mujeres.  Todas estas madres que se creen madres maravillosas, que lo han hecho todo por los hijos, ya a la quinta sesión, empiezan a decirme que si hubieran sabido cómo era la cosa, no hubiesen pensado más el tener hijos.  Otras, a medida que vamos hablando y despejando la idea «maternidad, para toda la vida», sienten un alivio maravilloso cuando se dan cuenta que la maternidad tiene término.  Ahí recién, sueltan los hijos.

¿Tu crees que en Chile la gran mayoría somos «hijitos de su mamá»?

 Yo te aseguro que tú, o cualquiera en este país, tiene un enredo feroz con su mamá, con su papá.  Porque no se sueltan, no se resuelve el problema simbiótico.  Con tu Pareja, tú tratas, de establecer ese amor incondicional que sentiste con tu madre, porque ese es el “buen amor” de entrega total.  Quieres tenerlo, que sea tuyo.  Y e1 quiere que seas suya.

Ya.  Es que las mamás son lo mejor del mundo.

Si a ti te dicen que lo principal en la vida de una mujer es ser madre, tú tratas de evitar que tus hijos sean grandes, que sean independientes.  Atiendes a tus hijos como niños, lo más que puedas.  Y no los sueltas nunca y manipulas estos afectos dependientes Las madres no sueltan ni a palos a sus hijos y entonces tenemos puros niños chicos dirigiendo el mundo.  Y nuestros amores, en vez de tenerlos con un adulto, es con un niño chico que te quiere dominar.

DAR VUELTA EL PARAGUAS

Y dentro de esta cultura heterosexual, tu que has estado tan cerca del lesbianismo, ¿qué espacio le queda a la lesbo-homosexualidad?

Si tu revisas las culturas presedentes, algunas han tenido mas de un modelo de sexualidad. Y en estas culturas hay diferentes sexualidades y no son fijas. El modelo que nos rige es cultural y practicamente inamovible por culpa de la censura.

¿No importa que se tiene entre las piernas?

Ahí esta el problema del amor. Tu puedes amar una persona y tener sensualidad y sexualidad, sea de tu sexo o no sea de tu sexo, sea de tu raza o no sea de tu raza. De sexualidad y amor no sabemos nada. Ni los mejores sexologos han descubierto gran cosa. Porque llevamos miles de años de represion y negacion del cuerpo.

¿Habra otras culturas en que se haya dado en distinta forma?

El Kamasutra es un producto de una cultura que ha explotado lo sexual, pero… nada mas para los hombres. Nosotros no tenemos nada. ¿Qué cultura de lo sexual tenemos? Esa de la señora con una camisa blanca que le llegaba hasta los pies y con un hoyo a la altura de la vagina. ¿Qué es eso? ¿eso es la cultura sexual que tenemos? La cultura de la represion produce deformaciones y pervenciones.

¿Cuál ha sido su transitoo sexual?

¿Qué quieres saber tu? ¿saber como hago mi sexualidad? Yo te estoy diciendo mis ideas y dentro de esas libertades yo me he movido, por lo tanto yo no soy un producto de la cultura heterosexual. No tengo ningun prolblema en asumir esto. Soy libre.

Es que ahora no es vergonsoso decir “yo soy lesbiana”.

Noooooooo. Yo no tengo ningun problema. Yo trabajo mucho con mujeres lesbianas, me gusta trabajar con estos grupos, justamente para que no se hagan funcionales al sistema. Antiguamente, las mujeres que rompian el mandato cultural de someterse a un señor ö el marido ö eran lesbianas, que se atrevian a amar a una mujer en un mundo misógino. Fueron siempre las mas rebeldes. La sexualidad es un espacio que tiene mucho contenido de libertad y de sancion, por eso es tan controlado.

Qué diría si la tachan de feminista.

A mucho orgullo. El feminismo es un proceso historico, que no tiene una verdad en sus manos. Pero yo vengo de ese linaje de mujeres que pensaron el mundo de otra forma. Que tuvieron aspiraciones de igualdad, aunque estubieran equivocadas, porque yo no quiero ser igual a ¿quién? ¿cuál es el modelo?. Yo no quiero ser parte del ejercito, ni quiero ser parte de una iglesia que siempre ha sido amiga de la oligarquia, no quiero. No quiero entrar a una cultura en la que me obliguen a amar en una lógica del dominio y del triunfo.